martes, 22 de mayo de 2007

Bueno, ahí viene...

George Harrison y Paul Simon, 1976.
Cuanta dulzura.